Washington se justificó este miércoles por no haber compartido más información con el Gobierno cubano sobre los «ataques sónicos» que han sufrido 22 estadounidenses en Cuba, argumentando que lo hizo para asegurarse de que los datos no caigan en manos de «gente mala», según reportó EFE.


El canciller cubano, Bruno Rodríguez, acusó a Estados Unidos de no haber cooperado lo suficiente con el Gobierno de la Isla para esclarecer los incidentes, y criticó la «entrega tardía» de pruebas y su «carencia de valor».

La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, dijo que Estados Unidos suele «guardarse mucha información» cuando tiene una investigación abierta.

«No queremos que esa información se filtre. Esa información podría filtrarse a otras partes que podrían estar implicadas (en los incidentes). Proporcionar información sobre la investigación podría alertar a aquellos a quienes llamaré ‘gente mala’, que son los responsables de esto», indicó Nauert en una conferencia de prensa.

«No estamos pidiendo (al Gobierno cubano) que resuelvan este crimen. Estamos allí, con nuestros investigadores, que también están indagando en esto. Si los cubanos tienen información que les gustaría proporcionarnos, sería ciertamente bienvenida», apuntó.


(Con información de Diario de Cuba)