Washington DC está preparada para la investidura de Donald Trump como presidente número 45 de Estados Unidos.

Históricamente hablando, será la toma de posesión número 58 y Mike Pence el vicepresidente número 48, de los Estados Unidos.

Alrededor de 900.000 personas harán acto de presencia en la ceremonia presidencial y otras actividades asociadas al suceso. Las medidas de seguridad que garanticen el evento serán prioritarias.

Aproximadamente, 28.000 efectivos del Servicio Secreto, del FBI, de Seguridad de Transporte, de la Guardia Costera, de la Policía de Parques, de la policía local de Washington y de todo el país, estarían en función de la ceremonia en cuestión, para garantizar al máximo la seguridad.