Los votantes de la Florida aprueban una enmienda constitucional que restaura los derechos al voto a personas que han estado presas.

La enmienda 4 propone restablecer los derechos de votación de los floridanos que han sido condenados por delitos graves después de que cumplan todos los términos de su sentencia incluida libertad condicional o provisional.

La enmienda no regiría para aquellos condenados por homicidio o delitos sexuales a los que se les seguiría prohibiendo de manera permanente votar, a menos que el gobernador y el gabinete votaran para restablecer sus derechos de votación según cada caso en particular.