Por un amplio margen, los votantes de Hialeah dijeron el martes a su Concejo Municipal que no quieren aumentar sus impuestos a la propiedad para pagar por más policías -incluidos los de seguridad escolar- u otros gastos de aplicación de la ley, reportó el Miami Herald.


La pregunta de la boleta fue una medida no vinculante que preguntó a los votantes cómo se sentían acerca de un aumento de impuestos. «El propósito y la intención de esta ordenanza es obtener una expresión del sentimiento de los electores», de acuerdo con la resolución del Concejo Municipal.

La medida proponía que la tasa de impuesto a la propiedad de Hialeah, ahora $ 6.3018 por cada $ 1,000 del valor de la propiedad evaluada, aumente en 75 centavos a $ 7.0518. El aumento de impuestos propuesto habría costado al dueño de una propiedad promedio de Hialeah $ 12 adicionales por mes y habría recaudado $ 6.7 millones adicionales por año, según Hernández.

El dinero habría ido a contratar más policías, comprar equipos y tecnología especializados y entrenar a los primeros en responder.

Líderes comunitarios como Modesto Pérez, presidente de la Asociación de Comerciantes y Vecinos de Miami-Dade, dijeron que el aumento de impuestos habría empeorado las condiciones para los residentes ancianos de Hialeah.


«Los más afectados serán los propietarios de viviendas antiguas, que viven con un presupuesto ajustado», dijo Pérez días antes de la votación. «Esa medida también afectará a las personas mayores que alquilan sus casas». Es casi seguro que los alquileres aumentarán «.

El ex alcalde de Hialeah, Julio Martínez, dijo que estaba a favor de aumentar la seguridad en las escuelas de Hialeah, pero se opuso firmemente al aumento de impuestos.

«Mi hija es maestra y yo apoyo la seguridad en las escuelas. Pero aumentar los impuestos muestra una falta de respeto «, dijo Martínez. «La gente de Hialeah está cansada de pagar impuestos más altos y recibir menos servicios».

El aumento de impuestos se propuso después de que la Legislatura de la Florida requiriera al menos un oficial armado en cada escuela después de los tiroteos del 14 de febrero en Marjory Stoneman Douglas High School que dejaron 17 muertos.