Familiares de asesinados por inmigrantes indocumentados fueron invitados por el presidente estadounidense Donald Trump a la sesión conjunta del Congreso, donde el mandatario discursará por primera vez desde su toma del poder.

Jamiel Shaw, padre de una joven promesa del fútbol americano que fue abatido a disparos por un pandillero hispano en 2008, es uno de los invitados especiales que se sentará junto a la primera dama, Melania Trump, a partir de las 9 de la noche de este miércoles.

También han sido invitadas Jessica Davis y Susan Oliver, viudas de dos agentes del orden caídos en el cumplimiento del deber por las balas de un sin papeles, deportado varias veces por violencia y drogas, en Sacramento, California.