El vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, ha pedido el fin de la violencia en las afueras del Capitolio en Washington DC.


Manifestantes pro-Trump invadieron las instalaciones del Capitolio donde se reunía el Congreso para llevar a cabo el conteo de los votos certificados por los estados.

«La protesta pacífica es un derecho de todos los estadounidenses, pero este ataque a nuestro Capitolio no será tolerado y los involucrados serán procesados con todo el peso de la ley», publicó Pence en Twitter.

«La violencia y la destrucción que tiene lugar en el Capitolio de los Estados Unidos deben terminar y debe terminar ahora. Cualquiera que esté involucrado debe respetar a los agentes del orden y salir inmediatamente del edificio», publicó en un segundo tweet.

Imágenes desde Washington muestran a miles de personas asediando el edificio en el cual tuvieron que evacuar a los senadores y congresistas.

Pence fue evacuado de emergencia cuando los manifestantes comenzaron a romper ventanas para acceder a las instalaciones.