El vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami, quien es investigado en Estados Unidos por sus presuntos vínculos con el narcotráfico y movimientos extremistas del Medio Oriente, fue incluido el lunes en la lista negra del Departamento del Tesoro, en una medida que conlleva el congelamiento de una fortuna estimada en varios miles de millones de dólares, informó el Nuevo Herald.

La medida también involucra a Samark López Bello, quien es acusado de ser el principal testaferro de El Aissami, y cerca de una docena de empresas vinculadas con el empresario venezolano.

Como resultado de la acción del lunes, las propiedades y otros activos en Miami vinculados con López Bello han sido congelados, reportó el Departamento del Tesoro en un comunicado.

Con la designación, El Aissami ingresó a la lista ya ocupada por otros integrantes del chavismo señalados como narcotraficantes por la Oficina de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro (OFAC).

“Las acciones de la OFAC del día de hoy (lunes) son la culminación de una investigación de varios años […] de narcotraficantes venezolanos de envergadura y demuestra que el poder y las influencias no protegen a quienes participan en estas actividades ilícitas”, dijo el Director en funciones de la OFAC, John Smith, en un comunicado.


Un informe elaborado en el 2014 por el Centro para una Sociedad Libre y Segura (SFS) resaltó que El Aissami jugaba un papel estelar en los esfuerzos por el fundamentalismo islámico por crear una red para financiar el terrorismo desde América Latina.

“A lo largo de los años, Tareck El Aissami ha desarrollado una red financiera sofisticada y de múltiples niveles que funciona como una tubería criminal terrorista para traer militantes islámicos a Venezuela y a países vecinos, y para enviar fondos ilícitos desde América Latina hasta Oriente Medio”, resaltó el informe.

Según el Departamento del Tesoro, El Aissami facilitó los envíos de narcóticos desde Venezuela y ejercía control sobre aviones que despegaban desde una base aérea venezolana, además de controlar las rutas de droga que salía por puertos venezolanos.

El Aissami también está vinculado con la coordinación de envios de droga a Los Zeta, el violento cartel de la droga mexicano, además de suministrar protección al capo de la droga colombiano Daniel Barrera y al narcotraficante venezolano Hermágoras González Polanco, agregó el comunicado.

Según las autoridades estadounidenses, López Bello es un testaferro clave de El Aissami, y bajo esa capacidad, lavó dinero del narcotráfico.