Foto de US Marine Corps

Jose Segovia Benítez, quien fuese un veterano de guerra de Irak, fue deportado este miércoles a su país natal, El Salvador, de donde emigrara cuando tenía 3 años de edad.


Benítez sirvió en la Infantería de Marina de los Estados Unidos entre los años 1999 y 2004, y culminó su servicio con medallas y elogios por su labor durante el combate. Sin embargo, el hombre de 38 años al regresar fue diagnosticado con Trastorno de Estrés Postraumático y sufrió una lesión cerebral traumática.

Al regresar de la guerra Benítez tuvo varios problemas con la ley, cumpliendo varios años de prisión por violencia doméstica y problemas con el alcohol.

Fue durante este período de tiempo que perdió su estatus legal en el país como residente y fue colocado en una lista deportación.

Su familia asegura que, aunque las acciones de Benítez son inexcusables, nunca recibió el tratamiento adecuado para su trastorno postraumático y no merece la deportación.


Tras agotar todos los recursos, su familia pidió al gobernador Gavin Newsom que intercediera. «Tienes que ir al gobernador del estado, y, o a veces tener la clausura formal de una condena por errores judiciales, pero es la única ruta y es muy personalizado. Tienes que tener una reunión con el gobernador y tiene que dar este permiso o dar un perdón formal», dijo a Telemundo Noticias Ev Meade, director del instituto transfronterizo de la Universidad de San Diego.

ICE dijo en un comunicado a NBC en Arizona que Benítez violó en repetidas ocasiones las leyes de Estados Unidos y que un juez de inmigración ordenó su deportación el 10 de octubre de 2018.

Tras varias apelaciones, la junta de apelaciones de inmigración pidió que el 23 de octubre fuera retornado a su país de origen, de acuerdo con las políticas de ICE.