Ancianos en Cuba afirman haber sido engañados por parte de la Dirección de Vivienda y del gobierno provincial, ya que hace seis años se derrumbó la parte superior del edificio en que vivían y aún no cuentan con un hogar.


«Vivo albergada, sin condiciones habitables, con la resignación que puedo morir un día sin lograr mi vivienda», afirmó Nancy Arocha Irsula, de 77 años, una de las personas que se quedó sin casa en 2011 por un derrumbe en Santiago de Cuba.

«Varios de los damnificados pasamos de la tercera edad. Yo tengo 73 años, puedo morir como les ocurrió a Orestes Despaigne y a Cástulo Escudero, que también eran damnificados de la tercera edad y murieron en la espera, sin lograr su vivienda», lamentó Mirtha Batista López.

Según declaró Arocha a Diario de Cuba, cuando ocurrió el desplome de la parte superior del edificio donde residía las autoridades del Partido y del Gobierno se personaron en el lugar con la propuesta de que los afectados se acogieran temporalmente en casa de familiares o vecinos hasta que fuera reconstruido el lugar.

«Demolieron inmediatamente el edificio y enviaron los materiales y una brigada de constructores. Días después, los materiales para la obra desaparecieron por arte de magia sin que organismo o institución alguna se hicieran responsables del robo o desvío de los materiales», agregó la mujer.

Mayrobis Calunga Leyva, otra de las afectadas por el derrumbe que continúa sin casa, contó: «Tuve que dormir en la calle con mis hijas gemelas que eran pequeñas en ese tiempo, y con varias semanas de embarazo de mi tercer hijo hasta que por mis constantes quejas a la direccion de Vivienda me ubicaron provisionalmente en Calle E #162 alto en el Reparto Veguita de Galo, en un local en mal estado que corresponde al fondo habitacional de Vivenda».


«Aún estoy en este local. El engaño es permanente, por parte de la Direccion de Vivienda y todas las instituciones relacionadas con el caso. Como respuesta, nos aseguran que estamos incluidos en el plan de entrega de viviendas, pasa el tiempo y continuamos en la misma situacion», condenó Calunga Leyva.

(Con información de Diario de Cuba)