Donald Trump

Luego de saberse que el presidente Trump residiría de forma permanente en su mansión de Mar-a-Lago en el condado de Palm Beach luego de abandonar la Casa Blanca, un vecino ha objetado su estancia apoyándose legalmente en un acuerdo firmado por el presidente en el 1990.

De acuerdo al abogado Reginald Stambaugh un acuerdo firmando en 1990 que le permitió a Trump convertir la propiedad de Florida en un negocio prohíbe que cualquiera viva allí, incluido él.


Según la agencia de noticias Associated Press, Stambaugh envió una carta esta semana al pueblo de Palm Beach diciendo que representa a un vecino que no quiere que el presidente se establezca en la propiedad de 17 acres porque disminuiría el valor de las propiedades del área. También afirma que una barrera de seguridad con tecnología microondas operada por el Servicio Secreto está dañando a su cliente, quien dice que muestra síntomas de exposición a microondas. El abogado no dio el nombre de su cliente.

El presidente y la primera dama Melania Trump cambiaron su residencia legal de la ciudad de Nueva York a Palm Beach el año pasado. Stambaugh dice que viola el acuerdo de 1993 entre Trump y la ciudad que le permitió convertir a Mar-a-Lago de una casa privada en un club que tiene 10 habitaciones en alquiler.

El acuerdo dice que solo los miembros pueden pasar la noche y no más de 21 días al año, divididos en tres estadías de una semana que no pueden ejecutarse consecutivamente. La pregunta es si Trump es miembro del club y está cubierto por esas reglas. Stambaugh cree que lo es, y los comentarios que hizo el abogado de Trump en 1993 lo respaldan.

“Para evitar una situación embarazosa para todos y darle tiempo al presidente para hacer otros arreglos de vivienda en el área, confiamos en que trabajará con su equipo para recordarles” el acuerdo, escribió Stambaugh. «Palm Beach tiene muchas propiedades encantadoras a la venta y seguramente podrá encontrar una que satisfaga sus necesidades». No respondió de inmediato a una llamada y un correo electrónico el jueves en busca de más comentarios.


Por su parte la Organización Trump emitió un comunicado el jueves diciendo: «No hay ningún documento o acuerdo vigente que prohíba al presidente Trump usar Mar-A-Lago como su residencia».