Calle 8 lugares cerrados. Foto: Cuba en Miami

Varios estados y condados de todo el país están tomando medidas enérgicas contra los movimientos de los residentes en medio de la continua propagación del coronavirus.


Mientras algunos funcionarios están instituyendo órdenes de «refugio en el lugar», otros llaman a sus directivas órdenes de «quedarse en casa». Las directivas difieren según la ubicación, pero generalmente requieren que los residentes eviten todas las salidas no esenciales y se mantengan dentro tanto como sea posible.

Las órdenes impuestas hasta ahora no son «bloqueos» totales. Permiten a los residentes continuar realizando tareas esenciales para la salud y seguridad de la familia y las mascotas. Todavía está autorizado salir a comprar comestibles, salir a correr, pasear al perro, recoger medicamentos, visitar a un médico u obtener suministros para trabajar desde casa.

Las pautas federales dan margen a las autoridades estatales y locales en lo que consideran negocios «esenciales» durante una emergencia.

Pero en general, esas industrias incluyen tiendas de abarrotes y producción de alimentos, farmacias, atención médica, servicios públicos, transporte marítimo, banca, otros servicios gubernamentales, fuerzas del orden, personal de emergencia y periodistas.


Dado que cada estado puede designar lo que se clasifica como esencial, los empleadores deben tener cuidado de seguir las regulaciones. Las sanciones civiles podrían resultar de no seguir tales órdenes ejecutivas.

En el condado Miami-Dade las autoridades han suspendido todas las actividades no esenciales para intentar contener la propagación del virus.