En horas de la mañana Kirenia Yalit Núñez, quien es la coordinadora de la organización Mesa de Diálogo de la Juventud Cubana (MDJC) se ha mantenido bajo asedio policial.


Según informaciones recientes, la madre de la chica le preocupa realmente saber que su hija “va a ser circulada” como una delincuente.

“El jefe de sector nos tocó a la puerta con una planilla, nos dijo que tenían una acusación en contra de mi hija y que debía presentarse en la estación de policías de Zanja (…) después se fue y escuché cómo hablaba por teléfono con alguien; le decía que no estaba aquí, y repetía lo que yo le había dicho”.

Está convencida de que se trata de uno de los métodos coercitivos que aplica la Seguridad del Estado para “amedrentar a la oposición pacífica en toda Cuba” al no saber exactamente el propósito de dicha acusación, dijo Nuñez.

La organización en los últimos tiempos ha estado en la lucha contra el enjuiciamiento de dos de sus miembros ejecutivos, José Rolando Casares y Yamilka Abascal, además de ser una de las organizaciones invitadas al encuentro de la MUAD (Mesa de la Unidad para la Acción Democrática) que se llevará a cabo en los próximos días.