Un grupo de posibles usuarios inconformes agredieron el pasado domingo a un taxista privado, de los comúnmente denominados ‘boteros’, y rompieron vidrios y puertas de su auto, un antiguo Moskvich soviético, se supo hoy en La Habana.

El suceso ocurrió en la céntrica calle Linea, en El Vedado, y testigos opinaron que al parecer el chófer se negó a prestarles servicio y por eso reaccionaron de forma violenta e injustificada, quizás motivados por el rencor que sienten ante los abusos de estos centapropistas, según informan medios de prensa.

Este es el primer hecho de violencia contra boteros que se conoce después de que el gobierno cubano dictara disposiciones regulando el precio de las carreras de los taxis privados, medida ante la que los taxistas respondieron con suspender o disminuir el servicio.

En Cuba, los graves problemas del transporte público son paleados con el servicio de los boteros, quienes han ido incrementando la tarifa de sus rutas por tramos, lo que ha provocado la indignación de la población.