David y Matthew Lafevor, profesores de historia y geografía en la Universidad de Texas en Arlington y Alabama respectivamente, han estado batallando desde 2005 para digitalizar millones de documentos que se estaban desapareciendo en húmedos archivos en Cuba.

Trabajan en una colaboración entre la Universidad Vanderbilt y la Fundación de la Biblioteca Británica, para salvar aproximadamente, dos millones de documentos llevándolos al formato digital, un tesoro con referencias de mediados del siglo XVI sobre el comercio de esclavos y la vida en la isla en aquéllos tiempos.

Descubrieron, por ejemplo, que el actual pueblo, Ceiba Mocha, era en su día, Ceiba Mocha de la Nueva San Agustín, refiriéndose a la capital de la Florida española en el siglo XVIII.


El diácono Felix Knight de la iglesia colonial del Espíritu Santo de La Habana Vieja, sita en el corazón colonial de la ciudad vieja, trabaja con los académicos estadounidenses para la preservación de estos antiquísimos documentos.

En Cuba se abolió la esclavitud en 1886, de manera que los esclavistas estadounidenses utilizaron La Habana como locación de tráfico, para los esclavos que iban a los mercados de Estados Unidos.