Las mujeres no serán las únicas marchando contra la inauguración de Donald Trump en el sur de Florida la próxima semana. El Comité de Acción Anti-Trump (ATAC) está planeando su propia Marcha Contra Trump, que se llevará a cabo en el Bayfront Park el 20 de enero, Día de la Inauguración. Eso significa que el centro de Miami será sede de manifestaciones consecutivas en respuesta a la nueva administración.

ATAC ha planeado y apoyado algunas protestas desde que se decidió la elección. Su primer evento trajo a miles de locales a marchar el viernes después del Día de las Elecciones. La protesta, según recuerda el miembro de la ATAC, David Gibson, se concentró en «simplemente pedir resistencia a los objetivos declarados por Trump en la campaña, no haciéndolo sobre el hombre, sino sobre su agenda como lo había articulado».

Con la protesta del 20 de enero, dice Gibson, ATAC espera reunir a la comunidad de la misma manera, creando una salida pacífica para la frustración y la ira que muchos sienten y ofreciendo una plataforma de apoyo para las comunidades amenazadas por la agenda de Trump.

La declaración de la misión de ATAC indica que el grupo «proporcionará una voz y un conducto para la acción para la gente que es amenazada por la nueva administración y para los que estarán juntos para resistirla.» Gibson dice que el grupo se compone de una mezcla diversa de razas, edades y géneros.

Según Gibson, no hay manera de predecir el número de personas que asistirán a la marcha, pero espera cientos o miles. Y una vez reunidos en Bayfront Park, dice, será decisión de la multitud lo que suceda a continuación.