Tyler Frank, de 14 años, intentó desesperadamente pensar en maneras de salvarse a sí misma y a su familia en medio de las aguas del huracán Harvey.


Tyler tenía fiebre y mucho dolor, pero llamar al 911 no funcionó. Pedir ayuda en Facebook e Instagram tampoco tuvo éxito.

«Pensé: Siri es lo suficientemente inteligente, déjame preguntarle!», dijo Tyler.

Y de hecho Siri fue lo suficientemente inteligente. Al pedir a la asistente personal de Apple – «Siri, llama a la Guardia Costera» – Tyler consiguió rescatar a toda su familia después de dos días en la tormenta.

Tyler sufre de un desorden genético llamado anemia de células falciformes. Cuando Harvey golpeó, sufrió una crisis de células falciformes, sus glóbulos rojos rígidos y de forma extraña obstruyeron sus vasos sanguíneos y evitaron que el oxígeno llegara a partes de su cuerpo.

El dolor de una crisis de células falciformes puede ser peor que el dolor del parto, según los Institutos Nacionales de Salud.


En las primeras horas de la mañana del 27 de agosto, Tyler, su madre y tres hermanos despertaron en su casa inundada donde el agua llegaba hasta el pecho de Tyler. Pronto el agua estaba casi sobre su cabeza.

El hermano mayor de Tyler, Joseph, de 18 años, la llevó en su espalda al tejado. Su otro hermano, Brayland, de 16 años, llevaba a su hermano menor, Jaquarus, de 8 años, también en su espalda.

Temblando en el frío, Tyler sólo tenía una toalla para protegerla, fue entonces cuando pensó en pedirle a Siri que la conectara con la Guardia Costera.

Le dio al hombre al otro lado de la línea la ubicación de su familia y le explicó que estaba enferma y asustada por su vida.

Un helicóptero de la Guardia Costera llegó la tarde siguiente. Uno de los rescatistas descendió del helicóptero y habló con ella. Dijo que le preguntó si alguien estaba enfermo.

Para este momento, Tyler tenía una fiebre de 103 grados.

«Le dije que sí, que tengo una hija con células falciformes y que está muy enferma, y necesito que todos la lleven», dijo Frank.

Dijo que el rescatista le dijo que sólo estaba tomando personas de edad avanzada, y que volvería por otros.

Tyler, una estudiante de noveno grado en la Escuela Secundaria Forest Brook, no se detuvo. Volvió a llamar al número de la Guardia Costera que Siri le había dado.

A la mañana siguiente, un helicóptero aterrizó, y esta vez la llevó a un lugar seguro.

Tyler fue atendida por médicos en Pasadena, Texas, y luego enviada al hospital Memorial Hermann en Houston. Desde allí fue en ambulancia al Texas Children’s Hospital, donde Tyler ha sido tratada desde que era un bebé.

(Con información de Local 10 News)