Uno de las acusadoras del juez Brett M. Kavanaugh admitió esta semana que ella inventó su historia de una violación en el asiento de atrás de un automóvil, diciendo que «era una táctica» para descarrilar la confirmación del juez ante el Tribunal Supremo.

El senador Chuck Grassley, presidente del Comité Judicial, reveló el fraude en una carta al FBI y al Departamento de Justicia el viernes, pidiéndoles que procesen a Judy Munro-Leighton por mentir y obstruir al Congreso.

Grassley dijo que la Sra. Munro-Leighton es una activista de izquierda que secuestró otro informe anónimo de «Jane Doe» sobre una violación en el asiento trasero y lo afirmó como su propia historia, calificándolo de «asalto vicioso».

«Soy Jane Doe de Oceanside CA – Kavanaugh me violó», escribió Munro-Leighton en un correo electrónico del 3 de octubre que decía haber sido víctima del juez.


Los investigadores del Sr. Grassley intentaron comunicarse con ella durante un mes, pero no tuvieron éxito hasta esta semana, cuando le hablaron por teléfono y ella confesó que no era la Jane Doe original y «hizo eso como una forma de llamar la atención».