Foto Penobscot County Jail

Una mujer de Bangor en el estado de Maine fue arrestada el martes acusada de la muerte de su hija de un año a quien le puso heroína en las encías para ayudarla a dormir.


La investigación en la muerte de la bebé reveló recientemente que Kimberly Nelligan, de 33 años, había hecho lo mismo con sus dos hijos mayores, compartió el diario local Bangor Daily News.

El arresto de Nelligan llegó casi un año después de la muerte de la pequeña el pasado 10 de octubre cuando bomberos respondieron a la vivienda por una llamada de emergencia y encontraron a la bebé ya muerta.

Nelligan se declaró inocente el miércoles de un cargo de Clase D de peligro para menores y un cargo de Clase E por posesión de un medicamento de la Lista Z.

Después de negar que ella usó opioides durante la investigación inicial, Nelligan finalmente confesó haber usado heroína una vez por semana durante dos meses antes de la muerte de su hija, según una declaración jurada de la policía presentada en el tribunal de Bangor. Ella le dijo a los oficiales de policía de Bangor que inhalaba heroína que venía en pequeñas bolsas.


El padre del bebé le dijo a la policía de Bangor que durante esos dos meses, había visto a Nelligan frotar el residuo de la droga en las encías de su hija unas 15 veces. La niña tenía problemas para dormir, le dijo el padre a la policía.

Nelligan supuestamente le dijo al padre que ella también le había hecho esto a sus dos hijos mayores cuando eran bebés, y que no tenía la intención de lastimar a su hija de 1 año.

«Sabes que no lastimé a nuestra hija a propósito», supuestamente Nelligan le dijo al padre, según la declaración jurada.

La causa de la muerte fue determinada como intoxicación aguda por fentanilo.

Nelligan se encuentra libre bajo fianza, informó el citado medio, y hasta el momento se desconoce si el padre enfrentara cargos con relación a la muerte.