Una familia de Miami viajaba a Cuba en celebración de un aniversario sin saber lo que el destino les deparaba.


Desde La Habana, Esmeralda Anguis y su familia viajaron a Varadero para alojarse en un hotel de lujo para continuar celebrando el aniversario de sus padres, pero las vacaciones de celebración se volvieron mortales.

«Decidimos ir a las escaleras … de mármol, hermosas escaleras», dijo Anguis.

En su camino hacia el buffet, su madre y su padre caminaban juntos y Anguis giró la cabeza por un segundo para ver el horario de las actividades diarias del hotel.

«No sé qué pasó», dijo Anguis.


Su madre de 63 años, Luz Maria Sandoval, se había caído por las escaleras y quedó inconsciente. Anguis corrió en su ayuda y le rogó que se despertara.

«(Estaba gritando).» Que alguien nos ayude. Mamá, mamá, vuelve. No nos dejes, por favor «, dijo Anguis.

Una ambulancia finalmente llegó y llevó a su familia a una clínica.

Pero la clínica no fue de ayuda para su madre. Su familia fue enviada a una hora y media de distancia a otro hospital en otra ciudad donde el médico le pidió ayuda durante la cirugía.

«El médico me dijo: ‘Está bien, me ayudarás a cerrar la cabeza de tu madre'», dijo Anguis.

Después de cinco horas, el médico le dijo a Anguis que su madre sufrió dos ataques cardíacos y estuvo sin oxígeno por un período de tiempo.

Su madre murió en ese hospital.

Anguis dijo que lo único que quería era un poco de ayuda, pero no consiguió nada. Dice no estar brava o molesta, pero si quería contar su historia para que las personas que viajan a Cuba estén alerta de las malas condiciones que hay en los hospitales, y la pobre atención médica que se recibe.