Orden de un juez. Foto: Pixabay

El juez de la corte de circuito Bernard Shapiro dictaminó que la Dra. Theresa Greene no puede tener la custodia de su hija de cuatro años mientras el médico de la sala de emergencias de Miami, Florida, continúe tratando a pacientes con coronavirus.


La Dra. Greene, quien está divorciada y había estado compartiendo la custodia con su ex esposo, está apelando la decisión, diciendo que es injusto que el juez la obligue a elegir entre su hija y su juramento para sanar a los enfermos y salvar vidas.

«Si yo estuviera casada ningún juez me diría que no puedo volver a mi casa a cuidar a mi hija» dijo la doctora a CNN.

El fallo permite a Theresa Greene tener «comunicación diaria por video» con su hija y recuperar cada día de custodia perdida en el futuro.