Zadkiel Pereira, venezolano de 32 años, estuvo a punto de perder su vida, tras una cirugía estética en una clínica de belleza del sur de la Florida.

El joven se sometió a una abdominoplastia (mejor conocida como tummy tuck) el lunes 20 de febrero en el centro Aphrodite Cosmetic Surgery Spa, ubicado en el 365 W 49th Street en Hialeah.

“Me sentí un poco confiado porque alguien me lo recomendó” comentó Zadkiel.

Fue operado en Aphrodite Aphrodite Cosmetic Surgery, por el doctor Mario Reyes Serrano, ingresó a las 8 de la mañana y fue dado de alta ese mismo día a las 12 del mediodía. Se levantó muy débil y se desmayó.

Fue llevado en una ambulancia al hospital Jackson Memorial, donde llegó con la hemoglobina en 3.9, siendo el rango normal de 13.8 a 17.2. En los exámenes le descubrieron un hematoma en el abdomen y una hemorragia interna, por lo que tuvo que ser operado de emergencia y permaneció hospitalizado por cinco días.


La clínica estética en la que se operó lo trato con indiferencia, su médico el doctor Reyes no estuvo disponible para atenderlo, el joven intentó localizarlo por teléfono desde que se sintió débil, pero este no le devolvió sus llamadas.

Zadkiel, pidió que le devolvieran su dinero –$3,200- y la respuesta fue no. “Haz lo que quieras”, es lo último que recuerda que le dijeron.

A través de un correo electrónico a un diario local, el centro Aphrodite Cosmetic Surgery Spa, hizo la siguiente declaración:

“El Dr. Reyes toma todas las precauciones médicas necesarias para garantizar la seguridad y el bienestar de sus pacientes. Cada procedimiento cosmético lleva consigo ciertos riesgos y posibles complicaciones”.

Según la web del centro, el doctor Reyes Serrano tiene más de 40 años de experiencia y se obtuvo su título de Medicina en 1970 en la Universidad de La Habana. Fue además profesor de Cirugía en el Hospital Calixto García. Emigró a Estados Unidos durante la década de los 90.

No obstante, en el 2015, la Junta de Médicos del Departamento de Salud de la Florida lo sancionó con una multa de $10,000, un periodo de prueba de un año y la orden de hacer 10 horas de un curso de Educación Médica Continua (CME) en abdominoplastia y liposucción por no mantener un adecuado y legible registro médico.

Afortunadamente, después de un mes de la cirugía estética, el joven se encuentra mejor, aunque todavía sigue un tratamiento médico y no ha podido reincorporarse al trabajo.