Un incendio que se desató en una vivienda de Miami dañó severamente la casa de una familia y acabó con la vida de varias aves exóticas.

David Rodríguez y su esposa estaban dormidos en su casa cuando el fuego comenzó en el patio trasero de la vivienda.

“Tuvimos que salir corriendo para salvar la vida y la vida de mis perros”, dijo Rodríguez.

Según Rodríguez, su vecino estaba haciendo una barbacoa, cuando por algún motivo algo se incendió. Luego Rodríguez agregó que fue su esposa quien se despertó por el humo y las llamas.


“Era una locura, se armó un fuego enorme. Y lógicamente la gasolina que tenía para mi bote, mi generador y el equipo para encender las herramientas provocó que fuera más grande”.

Dado que había otras casas que corrían riesgo, tras llegar al lugar, los bomberos de Miami sabían que tenían que actuar con rapidez. Los fuertes vientos y un enorme árbol de roble también hicieron que las llamas crecieran más.

“Nos costó mucho trabajo poder entrar a la propiedad, y eso nos impidió poder tener acceso al agua”, dijo el bombero Erik Pace. “Pero al rato pudimos lograrlo y pudimos evitar que tres o cuatro estructuras se incendiaran y todo fuera peor”, agregó.

Aunque Rodríguez y su esposa se las arreglaron para salvar a sus cuatro perros y a dos aves exóticas, ocho loros, cada uno valorado en $500, murieron entre las llamas.

“Esas cotorras eran mi familia”, dijo Rodríguez.

Las aves habían nacido hace dos semanas.

La vivienda quedó seriamente dañada y es muy posible que la familia tenga que buscar otro lugar donde vivir, dijo un portavoz de los bomberos.

(Con información de el Nuevo Herald)