dronesteaser


Chris Hughes viajó a La Habana por diversión con su dron y terminó arrestado durante 13 días en una prisión.

Él y su amigo fueron detenidos cuando volaban su dron y le fueron incautadas todas sus pertenencias. “Yo vuelo el dron por diversión. Pasé horas en interrogación. Mi amigo cubano Junior, que estaba conmigo, fue también detenido y él no estaba volando el dron», explicó Hughes.

“No sabía qué cargos me imputaban. No sabía cuánto tiempo estaría. Estaba solo por mi cuenta en un habitación con dos sábanas, un almohada y una barra de jabón. No sabía dónde estaba y al despertar en la mañana siguiente, la pesadilla continuaba”, añade Hughes quien fue trasladado por dos oficiales del ejército sin saber a dónde ni cuál era el motivo.

Durante el interrogatorio fue tratado como un espía y los agentes le preguntaban sobre su relación con Barak Obama y su opinión sobre el régimen cubano. «Yo no estaba conspirando en contra de ninguna revolución, solo viajo por el mundo volando mi dron y ni siquiera soy bueno, sólo lo hago por diversión», aclara Chris Hughes.