Un recién nacido y dos bebés se encontraban entre las cinco personas apuñaladas el viernes temprano en una guardería sin licencia en Nueva York por un empleado que luego trató de suicidarse, dijeron las autoridades y recogió CNN.


Las víctimas, dos niñas y un niño, más dos adultos, se encontraban en condición crítica pero estable el viernes en hospitales locales, dijo la policía de Nueva York.

Los bebés tienen edades comprendidas entre 3 días y 1 mes, dijo la jefa de la policía de Nueva York, Juanita Holmes, a los periodistas el viernes.

Nueve bebés, junto con algunos de sus padres, habían estado en el centro durante el ataque confirmó Holmes.

«Hubo una niña con lesiones más graves que los otros dos», dijo Holmes. «En un momento, pensamos que no lo iba a lograr pero, gracias a Dios, se estabilizó».


El padre de un niño herido y una mujer que trabaja en la guardería de Queens también fueron atacados, según la policía. El hombre fue apuñalado en la pierna, y la mujer fue apuñalada repetidamente en el torso, dijo Holmes.
La sospechosa, una mujer de 52 años empleada del centro, fue llevada al hospital luego de cortarse la muñeca, dijo la policía. La mujer está bajo custodia.

Dos cuchillos fueron recuperados, dijo la policía.

El motivo del ataque de las 3:45 a.m. no está claro, dijo el portavoz de la policía teniente Thomas Antonetti. La casa multifamiliar de ladrillo rojo en una calle arbolada en el área de Flushing en Queens parecía ser usada como una guardería, aunque los funcionarios estatales dijeron que no tiene licencia.

«Hemos visto algunos documentos que indican que se trata de una guardería», dijo Holmes, añadiendo que los documentos «indicaban que eran una guardería».

Parte de la construcción sirvió como «vivienda», dijo ella. Pero el sitio no aparece como la ubicación de un programa de cuidado infantil con licencia o regulado en la Oficina de Servicios para Niños y Familias del Estado de Nueva York (OCFS), dijo la vocera de la agencia Monica Mahaffey en un comunicado. «OCFS se entristece por esta horrible situación e investiga como fue posible esta operación ilegal», dijo.

Los programas de cuidado infantil regulados por el estado tienen prohibido cuidar bebés menores de 6 semanas a menos que reciban la aprobación previa de la OCFS, según el comunicado. «Cualquier solicitud debe incluir la aprobación médica del médico y detallar las circunstancias atenuantes que requieren dicha solicitud», dijo el comunicado.

El Departamento de Edificios de la ciudad había recibido varias quejas contra la propiedad, incluida la posibilidad de que se estuviera utilizando ilegalmente como hotel, según los registros. Los inspectores del departamento no pudieron obtener acceso a la casa en varias ocasiones.

La ciudad había recibido una queja en 2011 de «niños gritando» en la residencia, dijo Holmes, señalando que la llamada llegó a una línea directa de la ciudad.

De los niños presentes durante el asalto del viernes, cinco eran niñas y cuatro eran niños, dijo ella.