El vuelo de la empresa Low Cost Transavia había despegado desde Dubai con destino a Amsterdam tuvo que aterrizar de emergencia después de que se desatara una pelea por los «pedos» frecuentes de uno de los pasajeros.

Dos amigos holandeses comenzaron a sentir un olor hediondo. Un olor que no se iba. Al rato, descubrieron los ruidos. Un compañero de fila estaba lanzándose una flatulencia tras otra.

Después del aterrizaje de emergencia la policía subió al avión e hizo bajar todos los involucrados en la pelea.