Foto de Pixabay

Un hombre de Carolina del Norte se ganó $200,000 dólares con un ticket de raspadito el mismo día que se dirigía a su última sesión de quimioterapia.


Ronnie Foster de Pink Hill, Carolina del Norte, dijo que primero compró un raspadito de $ 1 y ganó $ 5. Pero antes de marcharse decidió gastarse los 5 en otros dos raspaditos.

Cuando raspó el primero, no ganó nada. Pero luego raspó el segundo ticket.

«Vi todos esos ceros y me congelé», dijo Foster a la lotería. «No lo creí hasta que se lo di al empleado del mostrador para que lo escaneara. Cuando se mostró en la pantalla «Ve a la sede de la lotería», comencé a temblar. No podía creerlo «.

Foster sufre de cáncer de colon y ese día ya iba feliz de poder terminar con su última sesión de quimioterapia.


«Ya estaba feliz porque era mi última ronda de quimioterapia», dijo Foster. «Ganar esto lo convirtió en mi día de suerte».

Después de impuestos, Foster se llevó a casa $ 141,501.

Si bien Foster dijo que tenía seguro médico, una parte de la lotería se destinará a pagar algunos de los costos de tratamiento que no estaban cubiertos por su póliza. El resto se guardará «para el futuro».

(Con información de Lotería de Educación de Carolina del Norte)