Este miércoles Michael Mario Delgado fue sentenciado a 12 años de prisión por atropellar deliberadamente a una persona y después darse a la fuga.

Según un informe policial, los testigos dijeron a los detectives que un grupo de hombres se estaba peleando alrededor de las 9:30 p.m. el 26 de enero del 2017 en el estacionamiento de una plaza comercial en 6905 W. 12th Ave, recogió Local 10.


La policía dijo que uno de los hombres vio que una mujer que él conocía era empujada al suelo, por lo que salió de su camioneta para ayudarla, dejando sus llaves en el encendido y el vehículo en marcha.

La policía dijo que Delgado saltó al asiento del conductor y se dirigió hacia el grupo, golpeando a uno de los hombres, identificado como Javier Prado, de 41 años.

Prado fue trasladado al Ryder Trauma Center de Jackson Memorial Hospital en estado crítico, pero finalmente murió por sus heridas.

Luego de golpear a Prado con el vehículo Delgado siguió manejando y salió del estacionamiento huyendo de la escena.


Algunos de los parientes de Prado testificaron el miércoles, diciéndole a Delgado que esperan que sufra en la cárcel y deseen que su familia se sienta mal y que sufran por el.

«Señoría, escuche mi alma y envíe a este demonio al lago de fuego. Con la voluntad de Dios, le pido que busque la pena máxima», dijo el sobrino de Prado, Julio Morales.

Por su parte la madre de Delgado dijo entre lágrimas, «Estoy pidiendo desde el fondo de mi corazón que seas indulgente con mi hijo. Lo siento mucho».

Delgado también se dirigió a la familia de Prado en la corte, llorando mientras leía su declaración.

«Sé que la familia Prado nunca puede perdonarme, y lo comprendo. Todo lo que puedo hacer es disculparme por todo eso y esperar que puedan encontrar la paz», dijo.

La jueza del condado de Miami-Dade, Andrea Wolfson, dijo que creía que Delgado estaba «impulsado por la ira», pero finalmente mostró remordimiento.

«Creo que lo sientes ahora. Creo que las palabras que dijiste a la familia Prado fueron precisas, pero desafortunadamente, es demasiado tarde», dijo Wolfson.