Un hombre de Clearwater, Florida, dijo que fue atacado por un delfín mientras nadaba cerca de Sand Key.


Eddie Lynch, dijo a medio locales que no podía creerlo. Luego de vivir por más de 35 años cerca del mar sin problemas, se le hacía imposible creer que un delfín fuese quien perturbase esa paz.

El incidente sucedió el sábado poco antes del mediodía. Lynch relató que estaba nadando cuando notó al delfín también nadando a su lado. A cierto momento ambos se detuvieron cara a cara.

Lynch comprendió que debía irse y cuando hizo para girarse dijo que el delfín agarró su mano. «Y, uh, dije que tenía que salir de aquí», dijo Lynch. «Y comencé a girar mi cuerpo de esta manera y él tomó mi mano y tenía toda la mano en su boca».

Lynch pudo llegar a la orilla. Su mano estaba ensangrentada por la mordedura. Un buen samaritano le dijo que se quitara la camisa y la usó para detener la hemorragia. La esposa de Lynch es doctora y lo llevó a la sala de emergencias para recibir tratamiento.


Lynch y su esposa enviaron fotografías de sus heridas a los expertos del Clearwater Marine Aquarium. Sin embargo Robin Curry, es uno de los gerentes que pasa mucho tiempo con los delfines, no pudo confirmar que se tratase de un delfín.

“Podría ser un caso de identidad equivocada cuando se trata de una especie diferente, no necesariamente un delfín”, dijo Curry. «O una identidad errónea sobre el hecho de que si un delfín estaba cazando o si otro animal estaba cazando como un tiburón, podrían tomar accidentalmente algo que no fuera un pez».

Pero para Lynch no hay dudas de que la mordedura proviene de un delfín. Decidió compartir su historia como una advertencia a otros que disfrutan del tiempo en las cálidas aguas del golfo.

«Los delfines no son cosas pequeñas para jugar”, dijo Lynch. “La gente se acerca a ellos porque los ven alimentados y los ven haciendo esto… y la gente sale y trata de tocarlos y jugar con ellos. Estos son delfines salvajes».