Iglesias y un grupo de organizaciones de ayuda humanitaria en EEUU enviaron una carta al presidente Joe Biden, en la que le piden retome la política de el ex mandatario Barack Obama para con Cuba, y revierta “las políticas fallidas de (Donald) Trump que infligieron daños a los cubanos y a sus familias”, recoge Diario de Cuba.


Según detalla la misiva, “los cubanos comunes, incluidos los miembros de iglesias y de otras comunidades religiosas, estaban sufriendo un aumento del desempleo y el hambre debido a las restricciones de la Administración Trump, incluso antes de la devastación de las restricciones de viaje” debido a la pandemia.

El texto de la carta no hace mención alguna de las estrategias represivas contra activistas, por parte del régimen, para silenciarlos.

Al tiempo que indica que cuando se den pasos hacia la normalización de relaciones, se podrá ayudar para promover los derechos humanos y la libertad religiosa en el país caribeño.

El oficialista Consejo de Iglesias de Cuba se ha hecho eco de la carta, y la ha reproducido íntegramente en su página web.


Asimismo, piden a la Casa Blanca tomar “una acción ejecutiva que devuelva las regulaciones que rigen los viajes, las remesas y el comercio con Cuba a donde estaban el 20 de enero de 2017”. De igual modo demandan sacar nuevamente a la isla de la lista de países que patrocinan el terrorismo, y revocar el “Título III de la Ley de Libertad Cubana y Solidaridad Democrática de 1996 (Ley Helms-Burton)”, que permite demandas privadas contra inversionistas de terceros países en Cuba.

Para los firmantes en los últimos 20 años, ha crecido de manera drástica en Cuba “la libertad religiosa”, por lo que la fe ha alcanzado “un papel más importante en la vida del pueblo cubano, y esperamos su continuo crecimiento y expansión”, sostienen.

Quienes suscribieron la carta hacen explicito su apoyo para la reapertura de la Embajada en La Habana, puesto que creen que “la presencia diplomática de EEUU en Cuba (…) ampliará de manera vital los intercambios religiosos, culturales, artísticos, ambientales, educativos, científicos y deportivos entre nuestras sociedades”.

A modo de conclusión las iglesias y organizaciones que lanzaron la petición indican que EEUU se beneficiará “a medida que ampliemos la cooperación en temas de interés mutuo (…) Y permitirá a Cuba participar más fácilmente en sus propios procesos internos de reforma y debate político”. “Estamos convencidos de que redunda en interés tanto de los EEUU como del pueblo cubano y, en particular, será beneficioso para las comunidades religiosas en Cuba

avanzar en la normalización de las relaciones cubano-estadounidenses. Nos comprometemos a apoyarlo en estas acciones y a alentar a los miembros del Congreso a apoyar el compromiso de Estados Unidos con Cuba y poner fin al embargo”, agregaron.

Esta carta a Biden fue suscrita por la Oficina de Justicia Social de la Iglesia Cristiana Reformada, el Servicio Mundial de Iglesias, la Iglesia Presbiteriana de EEUU, la Iglesia Episcopal, la Iglesia Evangélica Luterana en América, el Consejo Nacional de Iglesias de Cristo de EEUU, el Comité de Servicio de Amigos Americanos y la Alianza de Bautistas, entre otros.