Tormenta en Miami Beach. Foto de archivo/ Cuba en Miami

Miami amaneció con frescas temperaturas este miércoles, y el frente frío pudiera estar protegiendo al sur de la Florida de condiciones climáticas desfavorables.


A pesar de que estamos en plena temporada de huracanes y el final está a la vista, el Centro Nacional de Huracanes está tomando nota de dos posibles zonas de desarrollo. Uno está en el Caribe, al sur de donde los huracanes Eta e Iota tocaron tierra en Nicaragua, y el otro está al este de las Bahamas.

En el extremo sur del Caribe frente a las costas de Costa Rica y Panamá, las condiciones parecen marginalmente favorables para que un sistema se organice. Parece que se quedaría bastante al sur y probablemente no se volvería muy fuerte. Tendría muy poco tiempo para organizarse antes de trasladarse por Centroamérica a fines de esta semana o durante el fin de semana.

Una combinación de la baja presión continua en el Caribe, que está ayudando a que se desarrollen estas tormentas, y el fuerte sistema de alta presión en el sureste de los Estados Unidos hará que sea una semana ventosa en la costa este de Florida. El viento empujará continuamente el océano contra la costa y hacia nuestras bahías y vías fluviales, lo que elevará ligeramente los niveles de la marea.

La buena noticia es que estos frentes y la alta presión mantendrán a los sistemas tropicales alejados de Florida.


Una perturbación en los niveles superiores que está ayudando a impulsar el aire frío hacia el sur podría iniciar un sistema no tropical al este de las Bahamas. Esta es la posible zona de desarrollo n. ° 2. Si se desarrolla el sistema no tropical, ni de tipo pascua, y permanece sobre el agua tibia durante uno o dos días, podría volverse lo suficientemente tropical como para recibir un nombre. En cualquier caso, se movería mar adentro, aunque la gente de Bermuda tendrá que vigilarlo.

Las siguientes dos letras del alfabeto griego son Kappa y Lambda. Este serían los nombres asignados a las tormentas si se llegasen a formar.