Un estudio realizado en Estados Unidos por ABODO ―una web de bienes raíces― ha revelado que los jóvenes entre 18 y 34 años tienen altas probabilidades de continuar viviendo con sus padres. Sobre todo, en el sur de la Florida.

En la zona de Miami-Fort Lauderdale-West Palm Beach, hasta el 44,8 % de los jóvenes de estas edades, aún viven en casa de sus padres. El porcentaje del sur de Florida supera en diez puntos la media nacional que es del 34,1 %.

Estos datos también revelan que el 54% son hombres, y de ellos el 41% tienen entre 18 y 21 años de edad, quienes afirman que no han tenido tiempo o ingresos para conseguir mudarse a una vivienda propia o alquilada.

En este condado los jóvenes tendrían que gastarse hasta el 90 % de su renta mensual en el alquiler de una vivienda.
Riverside en California ocupa el segundo puesto, seguido de Nueva York, Los Ángeles y Filadelfia.