El gobierno municipal de Miami, a través de un equipo de empleados de Homeless Trust de Miami-Dade y voluntarios, ha realizado el censo anual de personas sin hogar.


El censo ha revelado que, en este año hay un 9 por ciento menos de personas sin hogar en el condado en comparación con el 2016. Esta cifra total incluye a las personas que viven en las calles y a los que están en albergues locales. En el 2016 había un total de 4,235 desamparados, mientras que en este enero encontraron 3,847.

No obstante, cuando se separan estos dos grupos –los que viven en las calles y los que viven en los albergues – las cifras indican un aumento del 3 por ciento entre las personas que duermen en las aceras, parques y estacionamientos.

Muchos de los entrevistados tienen problemas de salud mental, adicciones y finalmente hay quienes se resisten a ir a los refugios.


Gracias al esfuerzo de las autoridades de vivienda para encontrar hogares permanentes a estas personas, se ha registrado una reducción del 13% en la ocupación de los albergues.

Ron Book, presidente del Homeless Trust aseguró:

“Es una buena noticia porque mientras más logremos que las personas salgan de los albergues, hay más espacio disponible”
“Los albergues son una respuesta a una crisis, no una solución a la necesidad de vivienda a largo plazo que tienen estas personas y sus familias” concluyó.