Foto de archivo (pixabay)

Una turista francesa perdió ambas manos y sufrió lesiones en el pecho luego que un tiburón la atacara mientras nadaba en un viaje turístico para ver ballenas en Mo’orea, una de las islas de la Polinesia Francesa, dijeron los servicios de emergencia locales.


El tiburón se abalanzó sobre ella y le mordió los brazos y parte del pecho.

«Afortunadamente para ella, había dos enfermeras en la escena que podían brindar primeros auxilios», dijo el bombero Jean-Jacques Riveta a la AFP, citó el diario The Telegraph.

“Cuando llegamos al embarcadero del hotel, ella estaba consciente pero en estado crítico. Había perdido mucha sangre y le había arrancado ambas manos a la altura del antebrazo, junto con parte de su pecho», dijo.

Luego del ataque la víctima, quien no ha sido identificada públicamente, fue trasladada a Tahití en avión. Aunque estuvo en estado crítico ahora se encuentra en condición estable, dijeron los médicos.


Expertos locales dijeron a los medios que los ataques de tiburón son poco comunes en la zona, y que tienden a suceder en aguas profundos, y no cerca de las costas.

El Archivo Internacional de Ataques de Tiburones, la base de datos mantenida más tiempo sobre ataques de tiburones en todo el mundo, este año declaró que las poblaciones de tiburones están disminuyendo, principalmente debido a la sobrepesca y la pérdida de hábitat.

«En promedio, solo hay seis muertes que son atribuibles a ataques de tiburones no provocados en todo el mundo, cada año. Por el contrario, la pesca mata a unos 100 millones de tiburones y rayas cada año», de acuerdo al archivo.

Sin embargo, el mismo agregó: «A medida que la población mundial continúa su aumento y el interés en la recreación acuática aumenta simultáneamente, de manera realista deberíamos esperar un aumento en el número de ataques de tiburones y otras lesiones relacionadas con la recreación acuática».