A pesar de las restricciones de viajes hacia la isla y del reciente reporte que indicaba que diplomáticos norteamericanos y canadienses sufrieron una severa pérdida de la audición en sus respectivas embajadas en La Habana, los ciudadanos de Estados Unidos siguen viajando a Cuba y teniéndola como un destino turístico importante.