La Habana. Foto: Mabelin Santos / Shutterstock.com

Silvia Castel, influencer española que viajó a Cuba desde mediado de febrero por segunda vez, como integrante de su proyecto de turismo low-cost “Cualquier destino”, lo ha visto todo diferente y no para bien:


«No es fácil describir lo que no ve la cámara, lo que no se puede plasmar en una foto. No es fácil retransmitir las palabras de lo que comparten con nosotros, lo que nos cuentan, la verdadera vida aquí», dijo estando en Cuba.

La juvenil española, natural de Zaragoza de 35 años de edad, ha realizado un recorrido por La Habana y por Trinidad, región central de Cuba, al sur de la provincia de Sancti Spíritus ha podido ver y escuchar sobre las carencias que enfrentan los cubanos para satisfacer sus necesidades más elementales.

«Si viniste a Cuba antes de la pandemia, cuando estaba el CUC, ahora todo es diferente. Y como dicen ellos… para peor», dijo en el perfil de Instagram nombrado cualquierdestino:

La influencer que se encuentra recorriendo algunas provincias en la Isla, No solo quiere mostrar lo bonito de cada lugar, también quiere a pesar que dijo era difícil mostrar la otra cara que viven realmente el pueblo cubano:

“LA REALIDAD DE CUBA. Llevo días queriendo compartir más allá de las cosas bonitas y los lugares tan bellos que estamos recorriendo por la Isla… pero no es fácil”


No le es fácil encontrar las palabras para  transmitir lo que le cuentan en su recorrido por los diferentes lugares, también habla de lo difícil que es captar una realidad a través de la cámara, de una foto.

En su publicación habla de la inflación existente en el país cubano:

«Una inflación que los altos precios de los productos y la vida han hecho que el mayor tráfico ilegal sea el de dólares y euros. Y lo más triste  es que esto es provocado por el propio gobierno»

Publica además que “Dentro de Cuba solo quien tiene negocios para turistas tiene acceso a esas divisas”, poniendo como ejemplo las personas que rentan casas particulares al turismo, prestan servicios de taxis con sus carros particulares y familiares o amistades que viven fuera y les envían divisas para que puedan acudir a las tiendas en divisas llamadas conocidas como “Tiendas en MLC”, para poder adquirir productos de primera necesidad.

“Por eso muchos cambian el dinero en la calle a los turistas (algo que es ilegal y corriendo el riesgo de que los apresen)”

Indignada la turista española, de que los cubanos tengan que adquirir productos básicos de subsistencia en una moneda extranjera:

“¿Dónde se ha visto un país que para comprar en un supermercado necesites una moneda extranjera? A mi me explota la cabeza solo de pensarlo”

En su recorrido por los diferentes lugares de interés turístico ha compartido imágenes junto a su novio, tales como el capitolio de La Habana, Plaza de la Revolución y  en Trinidad.

Termina su publicación prometiendo un: “Directo al final de nuestro paso por Cuba para transmitir todo lo que nos han contado”, “Que nuestro viaje a Cuba comparta un mensaje y no sólo quede en unas fotos bonitas”