Cubanos consultados por Radio Martí definieron el lunes a los cubanos que hacen turismo en los cayos de la isla como miembros de una “cayocracia” nacional, exclusiva para funcionarios estatales y exitosos cuentapropistas.


Algunos sostienen que las divisiones sociales son más evidentes en los últimos años, después que el gobierno de Raúl Castro puso en marcha limitadas reformas económicas que incluyeron la expansión del emprendimiento privado.

Entre los destinos frecuentados se distinguen Cayo Coco, Cayo Guillermo, Cayo Santa María y Cayo Romano.

El cuentapropista villaclareño, Yoel Espinosa, dividió en dos a los cubanos que acceden con frecuencia a los cayos turísticos.

“Están los funcionarios que anualmente tienen carta abierta para asistir una semana, quince días, a los cayos, incluso a otros centros turísticos”, dijo Espinosa.​


Además, explicó que “hay un gran aumento de personas que de una forma u otra, más bien del sector particular, generan dinero y están asistiendo a los cayos, que es lo que más llama la atención en Villa Clara”.

Una noche con «todo incluido» en el Hotel Meliá Cayo Coco, por ejemplo, cuesta unos 169 dólares. El salario promedio de un cubano es de unos 23 dólares mensuales.

Los cuentapropistas, a menudo dueños de paladares o los que rentan habitaciones a turistas, obtienen altos ingresos y pueden incluso viajar al extranjero.

Un reporte de la Televisión Avileña del 12 de mayo, indicó que ha variado la composición de “los mercados principales” que optan por visitar Jardines del Rey, el popular polo turístico ubicado en Ciego de Ávila.

“Si hace apenas unos años los principales emisores eran Canadá, Inglaterra y Argentina, hoy el turismo nacional experimenta un sostenido crecimiento”, dijo el reporte de la Televisión Avileña que no publicó cifras.

El periodista independiente de Morón, Nilo Alejandro Gutiérrez, dijo que la “cayocracia cubana” se alimenta de la corrupción.

“Las personas ricas son las que tienen negocios en la isla, pero también la población de aquí de Morón, que tiene la entrada de la corrupción que hay aquí normalmente (…) esas personas son las únicas que pueden ir al Cayo (Coco) (Para) las demás personas, (es) imposible ir”, dijo Gutiérrez sin ofrecer otros detalles.

(Con información de Martí Noticias)