El presidente Donald Trump pospuso una recaudación de fondos durante el fin de semana en su complejo de golf del Doral debido a la llegada de la tormenta tropical Isaiac.


Trump, que aún se espera que aterrice en Tampa el viernes por la noche para una recaudación de fondos, había planeado viajar al sur de Florida para un evento el sábado en su resort de golf Trump National Doral Miami. Pero según un portavoz del Comité Nacional Republicano, el evento se canceló este fin de semana porque la tormenta tropical Isaias se está acercando al sureste de Florida y el Partido Republicano no quería quitar recursos del área.

La Casa Blanca le dijo a McClatchy que se espera que Trump esté en Washington el sábado. La ubicación de la recaudación de fondos del viernes no se ha revelado, pero el sheriff del condado de Pinellas, Bob Gualtieri, confirmó que se le pidió a su agencia que ayudara al servicio secreto cuando Trump llegara al área.

La recaudación de fondos pospuesta es el último revés en Florida para Trump, quien la semana pasada suspendió la Convención Nacional Republicana en Jacksonville debido a un aumento en los casos de coronavirus en el estado.

Las invitaciones obtenidas por el Miami Herald y el Tampa Bay Times mostraron que la campaña de Trump estaba ofreciendo a los donantes en Tampa y Miami una entrada para una recepción por $ 5,600, dos tickets y una foto para los donantes que dieron o recaudaron $ 35,000, y los tickets para la foto y la recepción, más acceso a una mesa redonda para quienes contribuyeron con $ 100,000.


El aplazamiento del evento evita, o al menos retrasa, una situación incómoda para el presidente y para el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, ya que no estaba claro si la campaña de Trump podría celebrar legalmente la recaudación de fondos del fin de semana en medio de estrictas regulaciones destinadas a frenar la propagación del coronavirus en el condado de Miami Dade.

Bajo las restricciones de coronavirus «Nueva normalidad» del condado de Miami-Dade, los salones de hotel y los comedores de restaurantes están cerrados, ya que el sur de Florida continúa siendo el epicentro de la pandemia de coronavirus en Florida.