Luego de que Trump propusiera un recorte de 267 millones a la Guardia Costera de EEUU, con el objetivo de enfocarse en otras prioridades. Ha gastado más de 6.6 millones de dólares de ese ese cuerpo militar protegiendo en los últimos seis meses el club privado Mar-a-Lago.

El diario The Washington Post, obtuvo información directa de la Casa Blanca revelando la cifra millonaria. La Casa Blanca insiste en que Trump «no está de vacaciones cuando va a Mar-a-Lago», aunque no respondió al reporte de The Washington Post.

Teniendo en cuenta las siete veces que ha visitado el presidente desde la toma de su mandato. Por lo que la Guardia Costera ha debido enviar botes de patrulla, helicópteros, expertos antiterrorismo y naves de más de 65 pies para rodear las playas. Sin obtener fondos necesarios para ello, el comandante Paul Zukunft, según comento necesita más dinero para reemplazar aviones y botes desgastados de su flota.