Bajo una bandera estadounidense y el cielo oscuro de la noche, el presidente estadounidense Donald Trump recibió personalmente a tres detenidos estadounidenses el jueves por la mañana después de ser liberados de Corea del Norte.

Los estadounidenses – Kim Dong Chul, Kim Hak-song y Kim Sang Duk, también conocidos como Tony Kim – fueron liberados el miércoles mientras el secretario de Estado Mike Pompeo estaba de visita en Pyongyang, la capital de Corea del Norte, para discutir la próxima cumbre del presidente Trump con el líder norcoreano Kim Jong Un.

Ningún miembro de la familia o amigo de los tres estadounidenses liberados estuvo disponible para su llegada en las primeras horas del jueves debido a razones de protocolo, dijo un funcionario a CNN, agregando que los hombres tenían que ser interrogados primero por funcionarios de inteligencia antes de dirigirse a sus hogares.

En declaraciones a los medios en la pista de aterrizaje en la Base Aérea Conjunta de la Base Aérea Andrews, Kim Dong Chul dijo que su liberación se sintió «como un sueño».


El presidente Trump, que estaba acompañado por su esposa Melania, dijo a los reporteros que era «agradable» que el líder norcoreano liberara a los tres hombres antes de su cumbre planificada.

«Francamente, no pensamos que esto iba a suceder (…) es muy importante para todos nosotros poder sacar a estas tres grandes personas», dijo.