El presidente Donald Trump hizo su primera aparición pública el sábado en la Casa Blanca desde que regresó de su hospitalización de tres días tras contraer el Covid-19.


Trump habló ante un pequeño grupo de seguidores a quienes les dijo que «a través del poder de la ciencia y la medicina estadounidenses, erradicaremos» el virus «de una vez por todas».

“Gracias a todos por las oraciones”, dijo Trump desde el balcón del Salón Azul de la Casa Blanca al grupo de invitados en un evento estilo campaña en el jardín sur.

Trump llegó con una máscara y se la quitó antes de hablar. Los asistentes parecían estar en su mayoría enmascarados, pero estaban parados juntos sin ninguna sugerencia de distanciamiento social. Cerca había estaciones de desinfectante de manos y una carpa médica.

Los comentarios de Trump tocaron varios de sus temas habituales en el discurso, incluidas las sugerencias de fraude electoral.


La aparición fue diseñada para mostrar que el presidente, quien declaró que se «siente muy bien», se ha recuperado de Covid-19 y está listo para reanudar el trabajo y su carrera contra el nominado demócrata Joe Biden.

Los médicos de Trump no han dado más informe sobre su salud desde el jueves. El presidente asegura que ya no es contagioso y que no puede transmitir el virus, pero los expertos médicos no han certificado esta información.

Fotografías en primer plano del sábado mostraron vendajes color carne en la mano derecha de Trump, posiblemente de donde recibió tratamiento intravenoso después de su diagnóstico de Covid.