La jueza de origen cubano con raíces en la ciudad de Hialeah, Barbara Lagoa, fue nominada por el presidente Donald Trump para el Tribunal de Apelaciones del Onceno Distrito ubicado en la ciudad de Atlanta, Georgia, anunció el sitio de la Casa Blanca.


Lagoa, de 52 años y con una amplia carrera judicial, actualmente se desempeña como jueza de la Corte Suprema de la Florida luego de ser nombrada por el actual gobernador del estado, Ron DeSantis.

Anteriormente fue nombrada por Jeb Bush como jueza del Tercer Distrito de la Corte de Apelaciones de Florida, donde permaneció del 2006 al 2019.

Antes de tomar la banca en 2006, Lagoa era Fiscal Asistente de los Estados Unidos en la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Florida y pasó 11 años en práctica privada en Miami, Florida.

Lagoa también se desempeñó como Presidenta del Comité Asesor de Ética Judicial de Florida de 2015 a 2016.


Lagoa es graduada de Florida International University en la ciudad de Miami, y de Columbia Law School en Nueva York.

Hija de exiliados cubanos, Lagoa trabajó de forma pro bono, en el caso del niño Elián representando a la familia de Miami.

Para la Corte de Apelaciones del Onceno Distrito, Trump también nominó al floridano Robert J. Luck.