Paul Schwartzman, del Washington Post, informa que la primera familia solicitó al Museo Guggenheim de la ciudad de Nueva York que le prestara un Vincent Van Gogh de 1888, «Paisaje con nieve», para instalarlo en la Casa Blanca. El comisario del museo rechazó la solicitud, pero regresó con una contraoferta: ¿qué tal un inodoro de oro macizo?


El artista italiano Maurizio Cattelan creó la pieza, titulada «América». La obra de arte, que también resulta ser un inodoro completamente funcional, se abrió para uso público en un baño del quinto piso en el Guggenheim en septiembre de 2016.


Cattelan comenzó a contemplar la idea de «América» antes de que Trump se convirtiera en un candidato serio a la presidencia, según el New York Times, pero la escultura participativa casi grita Trump, dada su afinidad por el oro, incluso en los accesorios del baño. La pieza, que se limpiaba cada 15 minutos cuando estaba en el Guggenheim, tenía un atractivo democrático, dijo Cattelan al New Yorker el año pasado. «Lo que sea que comas, un almuerzo de doscientos dólares o un perrito caliente de dos dólares, los resultados son los mismos, en lo que respecta al aseo», dijo.

La curadora del Guggenheim, Nancy Spector, dijo a la Oficina del Curador de la Casa Blanca que el Van Gogh se dirigía a una exposición en España, según el Post.

El artista «quisiera ofrecerlo a la Casa Blanca para un préstamo a largo plazo», escribió Spector, quien ha criticado a Trump. «Es, por supuesto, extremadamente valioso y algo frágil, pero daríamos todas las instrucciones para su instalación y cuidado» dijo.

Un portavoz del Guggenheim confirmó la autenticidad del correo electrónico al Post.

Los presidentes a menudo instalan obras de arte en la Casa Blanca, a veces en préstamo de museos o coleccionistas privados. Según el Smithsonian, la tradición comenzó en la década de 1940. Los Obamas, en particular, contaron con artistas afroamericanos, hispanos, asiáticos y mujeres durante su mandato. En febrero de 2014, el Museo Whitney de Nueva York prestó al presidente Obama dos Edward Hoppers, que colgaba en la Oficina Oval.