El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, organizó un banquete de comida rápida en la Casa Blanca, culpando al cierre parcial del gobierno por la falta de personal de catering.


Dio la bienvenida a los ganadores del campeonato nacional de fútbol universitario, los Clemson Tigers, con más de 300 hamburguesas, además de papas fritas y pizzas.

«Debido al cierre … salimos y ordenamos comida rápida estadounidense pagada por mí», dijo a los periodistas.

El cierre del gobierno ha afectado a aproximadamente 800,000 trabajadores del sector público, incluido el personal de residencia de la Casa Blanca, que han estado de licencia obligatoria o han trabajado sin paga por un récord de 24 días.

«Tenemos pizzas, tenemos 300 hamburguesas, muchas, muchas papas fritas, todas nuestras comidas favoritas», dijo Trump mientras organizaba el evento en el comedor el pasado lunes.