Según informa “The Times”, la canciller alemana Angela Merkel, pasará por alto, las supuestas intenciones del presidente estadounidense, Donald Trump, de cobrarle a Alemania más de 370.000 millones de dólares en concepto de contribuciones que debe a la OTAN.

El tabloide sostiene que durante la reunión que mantuvieron la canciller y Trump la semana pasada en EE.UU, el presidente criticó a varios países miembro de la OTAN, acusándolos de que no gastaron el dinero suficiente del presupuesto militar, obligando de esta manera a EE.UU. a invertir más de lo que debería para cubrir su parte.

Según la Administración del nuevo presidente, desde que las naciones que integran la Alianza Atlántica acordaron en el 2014 gastar al menos un 2% de su presupuesto en Defensa solo EE.UU., Reino Unido, Grecia, Polonia y Estonia han cumplido con esta inversión.

Un ministro alemán, consideró la demanda norteamericana de «intolerable” y concluyó que «la idea que hay detrás de imponer dichas demandas es la de intimidar. No obstante, la canciller se lo tomó con serenidad y no responderá a tales provocaciones”.