Cientos de cubanos han quedado en el camino de su travesía hacia Estados Unidos, muchos se han aglomerado en los puntos fronterizos esperando un milagro o que Donald Trump cambie de opinión.


Los cubanos se encuentran pasando frio y hambre fuera de las estaciones migratorias con pocas esperanzas de pasar.