El Tribunal Supremo en España ratifico la condena de 21 meses de cárcel para Lionel Messi y redujo la condena de su padre, Jorge a 15 meses.

Messi fue juzgado por defraudar 4,1 millones de euros a Hacienda durante los ejercicios 2007, 2008 y 2009, consecuencia de no haber tributado en España los ingresos de 10,1 millones percibidos por los derechos de imagen del delantero rosarino durante ese periodo.

El Tribunal Supremo ha ratificado la condena del futbolista argentino y le reprocha su ilegal comportamiento tributario, que califica de «insolidario» según reporto el diario AS.

La buena noticia para Messi es que no irá a prisión. Según las leyes españolas, cuando la sentencia es menor a 24 meses y el acusado no tiene antecedentes penales, la condena no se cumple en la cárcel.