Tres cubanos que estuvieron varios meses detenidos en el Centro de Detención para inmigrantes en Laredo, Texas, lograron llegar a Miami.

Los tres cubanos llegaron a Estados Unidos horas antes del fin de la política pies secos pies mojados y quedaron atrapados en el proceso burocrático.

Los tres se encontraron con sus familiares con lágrimas en los ojos después de 120 días de angustia.