Tres altos cargos del Departamento de Estado de Estados Unidos viajaron a Cuba para evaluar los «desafíos únicos» que suponen los misteriosos ataques que dañaron la salud de 26 funcionarios de la embajada en La Habana, dijo hoy a Efe una portavoz oficial.

Los tres funcionarios que viajaron a Cuba son el secretario de Estado adjunto en funciones para Latinoamérica, Paco Palmieri; el subsecretario de Estado para gestión, William Todd: y el secretario adjunto para Seguridad Diplomática, Michael Evanoff.

Según dijo a Efe la portavoz del Departamento de Estado, los tres «viajaron a La Habana para reunirse con el personal de la embajada a la luz de los nuevos ataques contra los diplomáticos de Estados Unidos».

«La salud y la seguridad de nuestro personal sigue siendo la principal prioridad del Departamento. El viaje otorgó a nuestros altos funcionarios la posibilidad de obtener una visión más profunda sobre los desafíos únicos que plantean estos ataques y su impacto en las operaciones de EE.UU. sobre el terreno», añadió la portavoz.


La embajada de Estados Unidos en Cuba se encuentra parcialmente cerrada a acusa de estos «ataques» que han puesto en peligro la seguridad de los funcionarios estadounidenses.