Tres adolescentes que huían de la policía mientras portaban una rifle semiautomático en una mochila saltaron una pared en el resort Mar-a-Lago del presidente Donald Trump en Palm Beach, pero probablemente no sabían dónde estaban, dijeron el miércoles las autoridades.


El portavoz de la policía de Palm Beach, Michael Ogrodnick, dijo que los jóvenes de 15 años fueron arrestados poco después de que ingresaron a los terrenos del complejo el viernes y arrojaron la mochila, que contenía un mini AK-47 con un cargador de 14 cartuchos, informaron medios locales.

Dijo que los tres tenían suerte de que ni el presidente ni ningún miembro de la familia estuvieran allí, porque los agentes del Servicio Secreto podrían haberles disparado. El club está cerrado por el verano.

«No tenían idea de dónde estaban», dijo Ogrodnick.

Según un informe policial, un oficial de Palm Beach vio a los adolescentes sentados en un automóvil estacionado el viernes por la mañana a unas 2 millas (3 kilómetros) al norte de Mar-a-Lago. Cuando encendió las luces del techo, el automóvil aceleró hacia el sur hacia Mar-a-Lago.


Cuando se acercaron al club, los adolescentes vieron a un segundo oficial que estaba realizando una parada de tráfico no relacionada y detuvieron abruptamente su automóvil, probablemente pensando que era una barricada preparada para atraparlos, dijo Ogrodnick.

Los tres saltaron, subieron por una pared y se escondieron en los terrenos del resort. Los oficiales rodearon el club y se utilizó un helicóptero y un perro policía para ayudar a encontrarlos.

Ogrodnick dijo que nunca trataron de entrar en ninguno de los edificios del complejo. Añadió que los tres dijeron que no eran dueños del AK-47 pero que lo habían encontrado.

Los adolescentes están acusados ​​de allanamiento de morada con arma de fuego, robo con arma de fuego y resistirse al arresto sin violencia. Están detenidos en un centro de detención de menores mientras los fiscales deciden si acusarlos como adultos.