Después del paso de Irma, y las fuertes corrientes que provocó, muchas embarcaciones en Coconut Grove quedaron en los patios de las casas.


Según reporta El Nuevo Herald, uno de estos casos fue el de David Ivler, quien tiene en el patio de su propiedad cuatro «un velero de 48 pies de eslora y dos mástiles, que parece un barco pirata, así como del Sava, el Moin y el Sailing the Wings of Destiny, cada uno de 35 pies».

Muchas de las embarcaciones que estaban ancladas en Dinner Key terminaron en los patios de varias casas de la zona, establecimientos, manglares y hasta en el campo de futbol de la escuela Ransom Everglades.

«La mayoría de las embarcaciones están dañadas o sumergidas, tienen la quilla rota, el casco perforado, las velas hechas jirones. Las compañías de salvamento y de grúas están pidiendo miles de dólares para sacarlas, pero muchos propietarios no tienen seguro, no se pueden dar el lujo de pagar o sencillamente las han abandonado», reporta el citado rotativo.

Por su parte, Bernado Fort-Brescia, vecino de Coconut Grove, aseguró que un barco destruyó su embracadero y dañó a su vehículo marítimo.


“Todavía está ahí, con unos de los mástiles de 50 pies asomando a la superficie. Dicen que no tienen seguro. ¿Así que tenemos el deducible de nuestro seguro, pagar por la destrucción y entonces hacer una reclamación? Es algo escandaloso”.